Diseño básico de una base de datos – Parte I

database

Parece que fue ayer, cuando hice mi primer base de datos,  en dBase III.

El proyecto era crear un sistema que pudiera gestionar un pequeño negocio (punto de venta) y el lenguaje de programación que hiba a utilizar era Clipper.

Recuerdo que mi base de datos solo tenia dos tablas, y en cada tabla meti todos los campos que se me ocurrieron (era un verdadero enredo), pero como era mi ‘primer base de datos’, estaba facinado. Lo cierto es que al final la aplicación dejaba mucho que desear, pero esa fue mi primer experiencia con Base de Datos y en ese entonces me senti satisfecho con lo que habia logrado.Base de datos dBase III

Pero, lo cierto es que el diseño de base de datos es un arte que se va puliendo con la práctica, pero si tomamos en cuenta cierto consejos prácticos, podremos diseñar correctamente una base de  datos.

Una base de datos correctamente diseñada permite obtener acceso a información exacta y actualizada; puesto que un diseño correcto es esencial para lograr los objetivos fijados para la base de datos,  es importante emplear el tiempo que sea necesario en aprender los principios de un buen diseño pues de esta forma la base de datos podrá adaptárse a nuestras necesidades y pueda modificarse fácilmente.

En este articulo analizaremos los conceptos básicos para el correcto diseño de una base de datos; se tiene por hecho que el lector ya tiene cierta experiencia en la creación de base de datos, por lo cual no nos detendremos a explicar conceptos básicos como: tablas, columas, claves principales, etc.

¿Qué es un buen diseño de base de datos?

El proceso de diseño de una base de datos se guía por algunos principios. El primero de ellos es que se debe evitar la información duplicada o, lo que es lo mismo, los datos redundantes, porque malgastan el espacio y aumentan la probabilidad de que se produzcan errores e incoherencias.

El segundo principio es que es importante que la información sea correcta y completa. Si la base de datos contiene información incorrecta, los informes que recogen información de la base de datos contendrán también información incorrecta y, por tanto, las decisiones que tome a partir de esos informes estarán mal fundamentadas.
Un buen diseño de base de datos es, por tanto, aquél que:

  1. Divide la información en tablas basadas en temas para reducir los datos redundantes.
  2. Proporciona la información necesaria para reunir la información de las tablas cuando así se precise.
  3. Ayuda a garantizar la exactitud e integridad de la información.
  4. Satisface las necesidades de procesamiento de los datos y de generación de informes.

El proceso de diseño

El proceso de diseño consta de los pasos siguientes:

  1. Determinar la finalidad de la base de datos. Esto le ayudará a estar preparado para los demás pasos.
  2. Buscar y organizar la información necesaria. Reúna todos los tipos de información que desee registrar en la base de datos, como los nombres de productos o los números de pedidos.
  3. Dividir la información en tablas. Divida los elementos de información en entidades o temas principales, como Productos o Pedidos. Cada tema pasará a ser una tabla.
  4. Convertir los elementos de información en columnas.  Decida qué información desea almacenar en cada tabla. Cada elemento se convertirá en un campo y se mostrará como una columna en la tabla. Por ejemplo, una tabla Empleados podría incluir campos como Apellido y Fecha de contratación.
  5. Especificar claves principales. Elija la clave principal de cada tabla. La clave principal es una columna que se utiliza para identificar inequívocamente cada fila, como Id. de producto o Id. de pedido.
  6. Refinir relaciones entre tablas. Examine cada tabla y decida cómo se relacionan los datos de una tabla con las demás tablas. Agregue campos a las tablas o cree nuevas tablas para clarificar las relaciones según sea necesario.
  7. Ajustar el diseño. Analice el diseño para detectar errores. Cree las tablas y agregue algunos registros con datos de ejemplo. Compruebe si puede obtener los resultados previstos de las tablas. Realice los ajustes necesarios en el diseño.
  8. Aplicar las reglas de normalización. Aplique reglas de normalización de los datos para comprobar si las tablas están estructuradas correctamente. Realice los ajustes necesarios en las tablas.

En la Segunda Parte de este articulo, explicaremos a detalle cada uno de los pasos aqui expuestos y pondremos un ejemplo práctico.

¡Para no perderte ningún articulo, puedes suscribirte a nuestro blog y recibiras automaticamente todas las entradas en tu correo electronico!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + 5 =