Optimizar Windows 7 – Parte II

Esta la continuación de la primera parte de como Optimizar Windows 7,  si aun no la has leeido da clic AQUI

Ejecutar menos programas al mismo tiempo

En ocasiones, cambiar el comportamiento del equipo puede generar un gran impacto en el rendimiento de su equipo. Si es el tipo de usuario que desea tener ocho programas y una docena de ventanas del explorador abiertos a la vez (todo mientras envía mensajes instantáneos a sus amigos), no se sorprenda si su equipo se atasca. Mantener muchos mensajes de correo electrónico abiertos también puede consumir mucha memoria.

Si su equipo funciona con más lentitud, pregúntese si realmente necesita mantener todos los programas y las ventanas abiertos al mismo tiempo. Busque una mejor manera de recordar que debe responder los mensajes de correo electrónico, en lugar de mantenerlos todos abiertos.

Asegúrese de ejecutar únicamente un programa antivirus. Ejecutar más de un programa antivirus también puede lentificar el equipo. Afortunadamente, si ejecuta más de un programa antivirus, el Centro de actividades se lo notifica y puede ayudarlo a resolver el problema.

Desactivar efectos visuales

Si Windows se ejecuta lentamente, puede aumentar su velocidad deshabilitando algunos efectos visuales. Simplemente se trata de decidir entre apariencia y rendimiento. ¿Prefiere que Windows se ejecute más rápidamente o que tenga un aspecto más bonito? Si su equipo es lo suficientemente rápido, no debe renunciar a ninguna de las dos cosas; pero si el equipo apenas es eficaz para Windows 7, puede resultar útil reducir las cualidades visuales extra.

Puede elegir qué efectos visuales desea desactivar, uno por uno, o permitir que Windows los elija por usted. Hay 20 efectos visuales que puede controlar, como el aspecto de cristal transparente, la forma en la que se abren o cierran los menús y si se muestran las sombras.

Para ajustar todos los efectos visuales a fin de obtener un mejor rendimiento:

 

  1. Para abrir Información y herramientas de rendimiento, haga clic en el botón Inicio y, a continuación, haga clic en Panel de control. En el cuadro de búsqueda, escriba Información y herramientas del sistema y, a continuación, en la lista de resultados, haga clic en Información y herramientas de rendimiento.
  2. Haga clic en Ajustar efectos visuales.   Si se le solicita una contraseña de administrador o una confirmación, escriba la contraseña o proporcione la confirmación.
  3. Haga clic en la ficha Efectos visuales, en Ajustar para obtener el mejor rendimiento y, a continuación, haga clic en Aceptar. (Para un opción menos drástica, seleccione Dejar que Windows elija la configuración más adecuada para el equipo).

Reiniciar con regularidad

Esta sugerencia es simple. Reinicie su equipo al menos una vez por semana, especialmente, si lo usa mucho. Reiniciar un equipo es una buena forma de limpiar la memoria y asegurarse de que los procesos y servicios errantes que comenzaron a ejecutarse se apaguen.

Al reiniciar, se cierran todos los programas de software que se están ejecutando en el equipo; no solo los programas que se ven que se están ejecutando en la barra de tareas, sino además docenas de servicios que pueden haber sido iniciados por diversos programas y que nunca se detuvieron. Reiniciar puede solucionar problemas misteriosos de rendimiento cuando es difícil detectar el motivo exacto.

 

Si tiene muchos programas, mensajes de correo electrónico y sitios web abiertos, y cree que reiniciar es una complicación, probablemente eso sea una señal de que debe reiniciar el equipo. Mientras más cosas tenga abiertas y más tiempo las tenga en ejecución, mayores serán las posibilidades de que su equipo se atasque y, eventualmente, se quede con poca memoria.

Agregar más memoria

Esta no es una guía para comprar hardware que aumentará la velocidad de su equipo. Pero ningún debate acerca de cómo lograr que Windows se ejecute más rápidamente estaría completo si no se mencionara que debe contemplarse la posibilidad de agregar más memoria de acceso aleatorio (RAM) al equipo.

Si un equipo con Windows 7 es demasiado lento, por lo general, se debe a que el equipo no posee RAM suficiente. La mejor forma de aumentar su velocidad es agregar más memoria.

Windows 7 se puede ejecutar en un equipo con 1 gigabyte (GB) de RAM, pero se ejecuta mejor con 2 GB. Para un rendimiento óptimo, aumente a 3 GB o más.

Otra opción es aumentar la cantidad de memoria mediante Windows ReadyBoost. Esta característica permite usar el espacio de almacenamiento en algunos dispositivos de medios extraíbles, como unidades flash USB, para aumentar la velocidad del equipo. Es más sencillo conectar una unidad flash a un puerto USB que abrir el gabinete del equipo y conectar los módulos de memoria en la placa base. Para obtener más información, consulte Uso de la memoria del dispositivo de almacenamiento para acelerar el equipo.

Comprobar si hay virus y spyware

Si el equipo se ejecuta lentamente, es posible que esté infectado por un virus o spyware. Esto no es tan frecuente como los demás problemas, pero es algo que debe tenerse en cuenta. Antes de preocuparse demasiado, compruebe el estado de su equipo con programas antivirus y anti spyware.

Un síntoma frecuente de la presencia de un virus es un funcionamiento mucho más lento de lo normal. Otros signos incluyen mensajes inesperados que aparecen en el equipo, programas que se inician automáticamente o el sonido que indica que el disco duro trabaja constantemente.

El spyware es un tipo de programa que se instala, por lo general, sin su conocimiento para observar su actividad en Internet. Puede comprobar si hay spyware con Windows Defender u otros programas anti spyware. Para obtener más información, consulte Descubrir si el equipo está infectado con spyware.

La mejor forma de combatir los virus es, en primer lugar, impedir su existencia. Ejecute siempre un software antivirus y manténgalo actualizado. Incluso si toma algunas precauciones, es posible que su equipo se infecte de todas formas. Para obtener más información, consulte ¿Cómo se sabe si el equipo tiene un virus?.

Comprobar la velocidad del equipo

Si prueba estas sugerencias, y el equipo continúa siendo muy lento, es posible que necesite un nuevo equipo o algunas actualizaciones de hardware, como un disco duro nuevo o una tarjeta de vídeo más rápida. No obstante, no es necesario adivinar la velocidad del equipo. Windows ofrece una forma de comprobar y evaluar la velocidad del equipo con una herramienta denominada Evaluación de la experiencia en Windows.

La Evaluación de la experiencia en Windows evalúa el equipo en cinco componentes clave y les asigna un número a cada uno, así como una puntuación básica general. Esta puntuación básica es solamente tan eficaz como la subpuntuación del componente con peor rendimiento.

 

Las puntuaciones básicas varían de 1 a 7,9. Si su equipo tiene una puntuación menor que 2 ó 3, es posible que sea el momento de contemplar la adquisición de un nuevo equipo, según las tareas que desee realizar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 8 =